¿Por qué un artículo de cómo reparar un asentador de navaja barbera? Porque uno de los tópicos o frases recurrentes que leerás en todos los foros que traten sobre el Afeitado a Navaja Barbera es que; «quieras o no, por mucho cuidado que tengas, acabarás cortando el asentador con la navaja».   Así que, quieras o no, el primer asentador pasará a mejor gloria en breve y… bienvenido segundo asentador,  y crucemos los dedos para no cargárnoslo también a la primera de cambio.

Corte durante el asentado de navaja barbera

Y como uno de mis cometidos en esta web es despejar dudas, te confirmo que sí… tienen razón, te lo vas a cargar, y muy pronto! Es lo que tiene ser novato en algo, que aprendes a base de prueba y error.

Pero claro, probablemente tu presupuesto no es infinito y un asentador vale una pasta.  Y si encima, con la ilusión del momento, te has comprado el mejor asentador que te podías permitir… Pues claro, al primer tajo, huy! … primera lagrimita 😫… o cabreo de los gordos 😡, que cada cual tiene su modo de expandir sus fustraciones.

Para que no te sientas muy mal. Te informo que yo también corté mi primer asentador, por lo menos tres veces, pero pasan los años y sigo con el primero, así que tranquilo, que si no te has pasado tres pueblos con el corte, esto puede tener solución.  Y en este artículo te voy a explicar como reparar ese preciado asentador que ya dabas por perdido.

¿Que necesito para reparar un asentador?

Poco, muy poco. Solo una piedra pómez de ángulos rectos, como la que puedes encontrar en cualquier supermercado y un poco de grasa de asentador (o el mismo aceite mineral con el que protejes tu navaja de afeitar).

Piedra pómez Titania
5 Opiniones
Piedra pómez Titania
Piedra pómez con los ángulos rectos

 

Aceite Mühle
Aceite para para maquinilla o navaja barbera

 

Pasos para reparar un asentador de navaja barbera

Pasando pómez por asentador

1.  Ponemos el asentador sobre una superficie plana.

2. Frotamos la piedra pómez sobre la zona donde está el corte, manteniendo la piedra  plana sobre la superficie del asentador.

No tengas miedo a frotar, simplemente, de vez en cuando para y pasa el dedo por encima para detectar si ya has eliminado el corte.

Pasando pómez por asentador en esquina

3.  Si el corte es muy profundo y se resiste un poco, puedes colocar el asentador en el ángulo de la mesa, de modo que el corte quede más expuesto y abierto.

Vuelve a pasar de nuevo la piedra por la zona cortada y cada poco tiempo pon el asentador plano y comprueba con la yema del dedo si ha desaparecido el corte. Debes notar una superficie lisa, sin protuberancias.

Restos del asentador

4.  Llegará un momento que el corte desaparecerá y la zona quedará lisa.

Pasa el dedo por encima para asegurarte de que ha quedado bien, y limpia la superficie de los restos de cuero.

Grasa de asentador

5.  Ahora, con el cuero limpio, solo te queda pasar un poco de grasa de asentador por encima.

Si no tienes grasa, puedes utilizar un poco del aceite mineral que utilizas para proteger la navaja.

Resultado final del pulido del asentador

6.  Y ahí lo tienes, un acabado fino para tu asentador y ¡unos euros más en tu bolsillo!

Como puedes ver,  es posible devolverle la vida a tu preciado asentador sin complicarnos demasiado.

Espero que este pequeño tutorial te haya sido de ayuda. Y recuerda, si tu intención es ampliar o cambiar parte de tu «arsenal» de afeitado, puedes leer el artículo Elementos indispensables para el afeitado clásico, donde dispones de una guia de consejos y productos recomendados.

Y si eres un poco novato en esto del afeitado a navaja, también dispones del artículo Guía de Afeitado con Navaja Barbera, donde podrás leer y ver consejos para realizar un buen afeitado.

Saludos desde Estudio de Compras y espero que hasta pronto!!

Link Afiliado a Amazon actualizado el 2020-09-23