Si estás leyendo este tutorial es que probablemente hace un tiempo invertiste un buen pellizco de tu bolsillo en una estupenda brocha de afeitar y ahora has empezado a detectar que en el nudo de tu brocha  se están empezando a acumular pequeños restos blanquecinos. 

Si quieres aprender como limpiar tu brocha  y que recupere el aspecto de tiempos mejores, sigue leyendo. Estos restos, como ya habrás supuesto, son los restos de jabón que se van acumulando en la base del pelo. Y a pesar de que te preocupes siempre de limpiarla tras el afeitado, puede ser que a veces no consigas que desaparezcan.  Además, sí vives en una zona con el agua muy dura, probablemente parte de estos restos también lo formen depósitos de cal.

¿Cada cuánto tiempo debo limpiarla?

La limpieza de tu brocha es importante y cada cierto tiempo deberías de hacerle una limpieza profunda, ya que esto mantendrá el pelo en buen estado y evitará que se deteriore. No hay una recomendación de cada cuanto debes hacerlo ya que esto depende del estado de tu brocha. Basta con que recuerdes echarle un vistazo de vez en cuando y actuar cuando veas que estos restos empiezan a aparecer.

Recuerda, que una brocha de pelo natural bien cuidada durará muchos años, pero si no le haces un mínimo de mantenimiento podría llegar a estropearse, además de que una brocha sucia espuma peor que una brocha en condiciones optimas.

¿Debo adquirir algún producto especial para su limpieza?

Podemos limpiar nuestra brocha con una disolución de agua con Borax (que puedes encontrar en droguerías), pero si no quieres complicarte tanto la vida, hay otra opción que nos resultará mucho más cómoda porque podemos realizarla con productos que todos solemos tener en casa y que también es muy efectiva.

Es en esta última opción en la que voy a centrar este artículo. Así que para qué veas que no es tan complicado y que lo puedes hacer tu mismo con productos muy corrientes, te he puesto este tutorial «Como limpiar tu brocha de afeitar» que espero que te ayude.

Pasos para la limpieza de una brocha de afeitar

Para empezar la limpieza necesitaremos los siguientes productos:

  • Agua mineral (embotellada).
  • Vinagre de limpieza (lo encontrarás en cualquier supermercado, (es un vinagre totalmente transparente). Si no lo encuentras, utiliza vinagre blanco.
  • Champú para pelo graso (hay quien lo substituye por lavavajillas Fairy, aunque yo prefiero utilizar champú)
  • Acondicionador para pelo
  • Tiempo estimado:  30 minutos

1.  Remojamos muy bién la brocha, que esté muy empapada y le ponemos un poco de champú.  El suficiente como para poder generar una buena espuma.

2.  La masajeamos bien durante un par de minutos para limpiar bien el pelo.

3.  Llenamos un vaso con agua mineral e introducimos la brocha enjabonada en el vaso (podemos utilizar agua del grifo, pero yo prefiero utilizar agua mineral embotellada).

4.  La mantenemos así durante 10 minutos.

5.  Pasados los 10 minutos, sacamos la brocha del vaso.

6.  Sin enjuagar la brocha y utilizando un cepillo de dientes, vamos limpiando toda la brocha. El movimiento es como si la peinaras con el cepillo, desde la base del nudo hacia la punta, insistiendo sobre todo en la base del nudo, que es donde más se acumula la suciedad. 

7.  Aclaramos muy bien la brocha, que no queden restos de jabón.

 

8.  Ponemos en un vaso una mezcla de un 25% de vinagre de limpieza y un 75% de agua mineral.

9. Introducimos la brocha dentro del vaso y la agitamos un poco de arriba a abajo, para que se impregne bien.  La dejamos en el vaso durante 5 minutos.

10.  Una vez pasados los 5 minutos,  de nuevo aclaramos bien la brocha.

11.  Con la brocha ya limpia, le ponemos un poco de acondicionador de pelo y la masajeamos bien. Dejamos que el acondicionador actue durante un par de minutos.

12.  Volvemos a enjuagar la brocha para eliminar los restos de acondicionador. La agitamos para desprender el exceso de agua y luego la secamos con una toalla, realizando movimientos circulares sobre ella, como si estuviéramos espumando, de este modo secaremos mejor la parte central de la brocha.

Y ya tenemos nuestra brocha limpia de restos de jabón y cal. Y preparada para el siguiente afeitado.

Y bién, como has podido comprobar, con unos sencillos pasos y utilizando productos muy fáciles de conseguir, hemos devuelto a nuestra brocha el aspecto de sus mejores tiempos.

Espero que este pequeño tutorial te haya sido de ayuda, y recuerda, si tu intención es ampliar o cambiar parte de tu «arsenal» de afeitado, puedes leer el artículo Elementos indispensables para el afeitado clásico, donde dispones de una guia de consejos y productos recomendados.  Y si eres un poco novato en esto del afeitado clásico, también dispones del artículo Mejor Afeitado con Maquinilla Clásica, donde podrás leer y ver consejos para realizar un buen afeitado.

Saludos desde Estudio de Compras y espero que hasta pronto!!